Saltar al contenido

¿Cuál es el deporte que más practican las mujeres?

¿Cuál es el deporte que más practican las mujeres?

Netball

Durante la década de 1950, los hombres comenzaron a regresar de la Segunda Guerra Mundial y con su vuelta se produjo el regreso de las mujeres al hogar. Antes de esto, las mujeres se dedicaban al atletismo para seguir proporcionando el entretenimiento que el deporte había tenido durante tanto tiempo. Sin embargo, con la vuelta de los hombres a casa, ya no se esperaba que las mujeres practicaran deportes. Se esperaba que las mujeres llevaran la casa, cuidaran de los niños y emularan el estereotipo de ama de casa. A diferencia de la típica mujer estadounidense, el Colegio de Wooster trajo a una pionera del atletismo femenino: Maria Sexton.

Después de que Kathleen Lowry se retirara, Maria Sexton se unió a la comunidad atlética de Wooster en 1953. A diferencia de Lowry, que hizo hincapié en los deportes de club y en el recreo, Sexton quería introducir altos niveles de competición intramuros. También introdujo los campeonatos nacionales para que las jóvenes atletas tuvieran la oportunidad de jugar contra otras mujeres de edad universitaria. Además, las citas para jugar eran algo habitual. Las citas de juego eran días programados de atletismo en los que las mujeres de todas las universidades tenían la oportunidad de no competir entre sí, sino de jugar entre ellas.

El deporte femenino más popular en Estados Unidos

Serena Williams, de Estados Unidos, celebra el primer punto de set contra Flavia Pennetta, de Italia, durante su partido de cuartos de final del US Open 2014 en el USTA Billie Jean King National Center el 3 de septiembre de 2014 en Nueva York.

Pero otros dicen que el deporte es popular -y las tenistas obtienen la mayor parte de los apoyos- porque las mujeres siguen jugando con faldas cortas. Esta última explicación explicaría por qué Anna Kournikova acumuló 15 millones de dólares a pesar de no haber ganado nunca un título importante. (Quizá sea más famosa por un virus informático que prometía fotos de la tenista desnuda en 2001). Este sketch de Amy Schumer capta la dicotomía con bastante claridad:

Te puede interesar  Zumba para bajar de peso: rutinas, consejos y comparación con otros ejercicios

Son argumentos como éste los que tienen a algunos ejecutivos de la WNBA proponiendo uniformes más ajustados con pantalones cortos. Desgraciadamente, la WNBA tiene pocas posibilidades de imitar al tenis femenino para crear un cambio productivo: jugar los partidos de la WNBA directamente después de los de la NBA no atraería a más público, y la liga simplemente no puede permitirse pagar a sus jugadoras lo mismo que a las de la NBA. (BuzzFeed recopiló recientemente una lista de 52 jugadoras de la NBA que tienen sueldos más altos que todas las jugadoras de la WNBA juntas, y eso sin contar los acuerdos de patrocinio). El tenis femenino está en una posición única para ganar más atención y dólares: razón de más para igualar el campo de juego y dejar que las mujeres jueguen a cinco sets.

Lanzamiento rápido profesional nacional

A pesar de décadas de investigación y defensa, los deportes profesionales femeninos siguen siendo considerados de segunda clase con respecto a los deportes masculinos. El objetivo de este documento es replantear la forma de plantear, presentar y resolver los problemas del deporte femenino. Para lograr un verdadero cambio, se recurrió a la sabiduría de un amplio grupo de interesados, de modo que se pudieran tener en cuenta diversas perspectivas. Se elaboró una encuesta de tres preguntas para examinar lo que los principales interesados creen que está funcionando en el deporte femenino, cuáles son, en su opinión, los principales retos para el deporte femenino y cómo priorizarían los próximos pasos a dar en el panorama deportivo post-pandémico. Los resultados indicaron diferencias de opinión basadas en la edad y el papel de los interesados en el ecosistema del deporte femenino. Discutimos las implicaciones y ofrecemos recomendaciones sobre cómo nosotros, como académicos, podríamos recalibrar nuestro enfoque de la investigación sobre el deporte femenino para maximizar el impacto de nuestra investigación e influir en el cambio.

Te puede interesar  ¿Qué músculos se trabajan con la bicicleta estática?

Aunque la investigación sobre el deporte femenino ha progresado indudablemente, sólo unas pocas estadísticas simbólicas han irrumpido en la conversación principal y han informado la toma de decisiones de la industria en la última década. Podría decirse que la referencia académica más popular en el deporte femenino se refiere a la investigación que ha rastreado las desigualdades en la cobertura de los medios de comunicación. La estadística del 4%, citada a menudo, se refiere al porcentaje de cobertura del deporte femenino en los medios de comunicación deportivos. Se utiliza regularmente para contextualizar las conversaciones del sector y, al mismo tiempo, es la estadística más vista, descargada y citada en la revista académica Communication and Sport (Cooky et al., 2015). ¿Por qué tan pocas contribuciones académicas han logrado este tipo de alcance? Aunque reconocemos que la investigación por sí sola no creará el cambio (Fink, 2015), a medida que reflexionamos, reajustamos nuestras agendas colectivas y empezamos a reconstruir y dar un paso adelante en el panorama deportivo post-pandémico, repensar nuestras contribuciones de investigación para alinearnos más estrechamente con las partes interesadas clave podría ayudarnos a servir mejor tanto a las mujeres atletas como al crecimiento del deporte profesional femenino.

Primera federación de hockey

261. ¿Significa este número algo para usted? Si la respuesta es no, sigue leyendo. En 2018 es habitual ver a miles de mujeres compitiendo en los grandes maratones del mundo, desde Nueva York hasta Berlín o Madrid. Pero esto no siempre fue así. El 19 de abril de 1967, Kathrine Switzer hizo historia al burlar la prohibición que impedía a las mujeres competir en un maratón. Lo hizo en el maratón más antiguo del mundo, el de Boston, y no sólo lo corrió, sino que lo terminó con un tiempo de 4 horas y 20 minutos a pesar del boicot de los organizadores. La propia Kathrine recuerda el suceso en una entrevista con la BBC: “Me agarró por los hombros”, recuerda, refiriéndose a Jock Stemple (codirector de la carrera), “me hizo girar hacia atrás y empezó a intentar arrancarme los dorsales”. Su número de dorsal era el 261 y desde entonces es un símbolo de igualdad.

Te puede interesar  ¿Cómo se hacen las elevaciones frontales?

La presencia de mujeres en el deporte no ha hecho más que crecer desde entonces y la diferencia entre hombres y mujeres en su interés por el deporte se ha reducido considerablemente en los últimos 50 años. Esta es una de las conclusiones que se desprenden del último informe Mujer y Deporte de Repucom (Nielsen, 2016). Deportistas como Yelena Isinbayeva, Serena Williams y Laure Manadou han tomado el testigo de pioneras como Kathrine Switzer, Nadia Comaneci y Larissa Latynina y, en la actualidad, casi el 50% de las mujeres de todo el mundo se interesan por el deporte.

Autor