Saltar al contenido

¿Cuál es el mejor electroestimulador muscular?

¿Cuál es el mejor electroestimulador muscular?

El mejor electroestimulador abdominal

El Compex SP 4.0 está disponible con 30 programas. Su embalaje incluye 8 electrodos cuadrados de 5 cm x 5 cm y 4 electrodos rectangulares de 5 cm x 10 cm. Además, su potencia es de 120 mA, 400 us, 150 Hz.

Si haces deporte y tienes un corazón sano, puedes utilizar un aparato de estimulación muscular para trabajar los músculos. Si este es tu caso, aquí tienes las ventajas que te dará el equipo:

Sin embargo, si pretende obtener beneficios puramente terapéuticos de este equipo, como el alivio de las hernias discales o la incontinencia, por ejemplo, consulte a su médico de antemano.

Las personas que buscan un electroestimulador para tratar a un paciente con atrofia muscular deben confiar en el consejo del fisioterapeuta o del médico antes de realizar la compra. Ciertamente, existen electroestimuladores polivalentes. Sin embargo, para tratar la atrofia muscular hay que respetar una determinada intensidad y número de electrodos.

El mejor electroestimulador de glúteos

Si sólo conoces este tipo de aparatos por los anuncios que has visto, seguro que tienes más de una duda sobre su uso y características concretas. Por eso hemos creado esta sección. En él responderemos a las preguntas más frecuentes sobre los electroestimuladores, formuladas por quienes, como tú, quieren sacar el máximo partido a este dispositivo. Comencemos.

La electroestimulación es una de las técnicas más utilizadas en el mundo del fitness y de la estética por sus múltiples ventajas, tanto para los tratamientos de adelgazamiento como para el desarrollo y mantenimiento de los músculos.

Te puede interesar  Conoce cuántas calorías quemas al caminar: factores, cálculos y consejos

Como se ha mencionado al principio de esta guía, los electroestimuladores utilizan dos tipos principales de tecnología: TENS (electroestimulación transcutánea) y EMS (estimulación electromuscular). Cada uno actúa de forma diferente y tiene objetivos distintos:

Tiene la transmisión como vocación y la escritura como filosofía de vida. Cree que los ingredientes fundamentales de un buen artículo son la información precisa y un toque de estilo. Escribe sobre cosmética, belleza, maternidad y productos del hogar.

El mejor dispositivo de tens para aliviar el dolor

Este dispositivo de recuperación muscular emite impulsos eléctricos de baja intensidad que provocan la contracción de los músculos y la estimulación de la circulación sanguínea. ¿El resultado? Las toxinas del cuerpo se eliminan más rápidamente, lo que da lugar a una relajación muscular más rápida.

Para aplicar esta técnica de recuperación muscular, se utilizan accesorios de compresión (botas, manguitos, cinturón abdominal) conectados a un compresor de aire. Para utilizarlos, basta con ponerlos, activar el compresor y dejar el aparato en funcionamiento durante unos veinte minutos. El precio de un par de botas o manguitos de compresión ronda los 100 euros.

Opinión médica sobre la electroestimulación

Este estimulador muscular dispone de 2 canales que permiten utilizar diferentes programas simultáneamente, y 4 electrodos autoadhesivos para poder aplicar las descargas en diferentes partes del cuerpo.

El Compex 1.0 es un electroestimulador con TENS (programa “Antidolor”), modo masaje (programa “Recuperación”) y 8 programas EMS (Compex lo llama “Fitness”). El programa Fitness es el que me parece más interesante. Está diseñado para tonificar los músculos, definir los músculos abdominales, desarrollar los músculos pectorales, bíceps, cuádriceps, glúteos, reafirmar los brazos, etc.

Te puede interesar  Todo lo que necesitas saber sobre la cirugía de levantamiento de senos: factores, tiempo, preparación y recuperación

Estos dispositivos cumplen la función de la neurona motora y envían un impulso eléctrico a las fibras de los músculos para que se contraigan sin que el cerebro se lo haya ordenado (contracción involuntaria).

También se conoce como “electroanalgesia” porque reduce el dolor en una zona específica del cuerpo. Cuando se aplica correctamente, no provoca una contracción muscular, sino que produce una sensación de hormigueo que estimula las fibras sensoriales.

Autor