Saltar al contenido

¿Cómo hacer para que me den ganas de limpiar?

¿Cómo hacer para que me den ganas de limpiar?

Cómo motivarse para limpiar su apartamento

No vamos a sentarnos aquí y tratar de convencerte de que limpiar es divertido. A menos que seas una persona hiperorganizada que encuentra su felicidad mientras ordena sus estanterías, una lista de tareas pendientes es lo contrario de un buen momento. Por desgracia, todos tenemos que recoger lo que nos falta. Para que sea un poco menos doloroso, hemos reunido 10 consejos que te engañarán para que limpies tu casa. Desde pequeños “trucos de vida” que te permiten eludir la parte de tu cerebro que quiere procrastinar, hasta consejos que te ahorrarán mucho tiempo, estos atajos son lo que algunos de nosotros necesitamos para mantener nuestros hogares en una condición algo habitable.1. Poner música. Lo mismo que puede motivarte para hacer ejercicio, también puede servirte para limpiar. Haz una lista de reproducción de 20 minutos y ponte a limpiar… hasta que suene la música. Hemos descubierto que a menudo queremos seguir con el trabajo después de que termine la última canción. Publicidad

2. Poner un temporizador. Es similar al truco de la lista de reproducción, sólo que se establece un temporizador para un corto período de tiempo. 20 minutos siempre parece manejable. Una vez más, permítete parar después de que el temporizador se apague, siempre y cuando te mantengas concentrado durante esos 20 minutos. 3. Coloca una sola cosa en su lugar. Así que te estás levantando por el salón y de repente te das cuenta de que hay un vaso sucio en la mesa de centro. No lo dejes ahí, llévalo a la cocina, donde debe estar, y eso ayudará a minimizar la acumulación de desorden. Y llevar a cabo una pequeña tarea puede recordarte lo fácil que es en la práctica el trabajo que has estado posponiendo. No subestimes la cantidad de pequeñas acciones que pueden sumar. 4. Prémiese. No vayas a por esa pedicura o ese fabuloso brunch hasta que no hayas conseguido algo. De este modo, estarás motivada para hacer el trabajo porque te espera algo increíble en cuanto termines. Además, es mucho más fácil relajarse sin la culpa de la inacción rondando por tu cabeza. Publicidad

Te puede interesar  Guía de compra de aspiradoras de mano: Accesorios y aspectos a considerar

¿No puedo obligarme a limpiar?

La avolición es una falta total de motivación que dificulta la realización de cualquier cosa. No puedes empezar o terminar ni siquiera las tareas más sencillas del día a día. Levantarse del sofá para lavar los platos o ir al supermercado puede parecer como escalar el Monte Everest.

¿Por qué no puedo motivarme para limpiar?

A veces, perdemos la motivación para limpiar la casa por razones previsibles. Por ejemplo, la vida se complica con los estudios o el trabajo, y nuestras prioridades cambian temporalmente. Sin embargo, una vez que se ha terminado, a veces necesitamos ayuda para volver a establecer las prioridades en nuestro hogar.

¿Por qué me gusta tanto limpiar?

¡El amor está en el aire!

Limpiar te da una sensación de logro porque hay un comienzo, un proceso y un resultado. Estar en un espacio limpio puede ser emocionalmente calmante y edificante. La actividad física de la limpieza puede aliviar el estrés y ser un poco de ejercicio.

Cómo motivarse para limpiar y desordenar

Por un lado, hay muchas otras cosas que compiten por tu tiempo. La gente reclama tu atención. Los compromisos van y vienen. Es fácil llegar al final del día y darse cuenta de que no has tenido tiempo ni ganas de dedicarte al cuidado de tu casa, y mucho menos de intentar crear un refugio.

Me he dado cuenta de que tiendo a pasar por temporadas de cuidado del hogar, en las que a veces puedo estar encima de todo, día tras día. Limpiar los pequeños desórdenes no es tan malo, porque son sólo pequeños. Pero cuando me descuido por un día o dos, hay que arreglar desórdenes mucho más grandes. Y, de repente, ya no me apetece tanto ponerme a limpiar. Al fin y al cabo, los líos más grandes requieren más tiempo y energía.

En esos momentos de desorden en los que sé que tengo que limpiar pero no quiero hacerlo, la clave es encontrar la motivación. Y después de bastantes pruebas y errores, he encontrado un método infalible para motivarme a limpiar. Puede que haya otros, pero no me motivan tanto.

Cuando crecí, vi cómo se aplicaba este principio en innumerables ocasiones: cada vez que mi madre organizaba una fiesta, nuestra casa se convertía en un hervidero de actividad, ya que mi padre terminaba los principales proyectos de la casa y mi madre se ponía a limpiar.

Te puede interesar  Enfermedades y parásitos de los gatos: prevención y cuidados

¿Qué ocurre cuando no se limpia la casa?

Si no limpias, tu familia podría desarrollar graves alergias y problemas respiratorios. Una explosión de ácaros del polvo puede provocar síntomas como congestión nasal, tos, ojos llorosos, secreción nasal y estornudos. Si se ignoran los síntomas, pueden producirse afecciones más graves, como el asma.

¿Por qué me resulta tan difícil mantener mi casa limpia?

1. Demasiadas cosas. Este es un obstáculo muy común y significativo para mantener una casa ordenada. Si simplemente tienes demasiadas cosas amontonadas en tus paredes, será casi imposible mantener un estado de organización y limpiar de manera eficiente.

¿Por qué siempre pienso que mi casa está sucia?

#1.

Incluso si su casa está limpia, el desorden puede hacer que parezca sucia. El desorden en forma de demasiados muebles, chucherías en una estantería o incluso papeles en un mostrador puede hacer que toda la habitación parezca desordenada. Dedica unos minutos al día a reducir el desorden para que tu casa parezca más limpia.

Cómo ponerse de humor para limpiar su habitación

Este artículo ha sido redactado por Kathi Burns, CPO®. Kathi Burns es una organizadora profesional certificada (CPO) y fundadora de Organized and Energized!, su negocio de consultoría con la misión de capacitar a las personas para dominar su entorno y su imagen personal ayudándoles a tomar el control, hacer el cambio y organizar sus vidas. Kathi tiene más de 17 años de experiencia en organización y su trabajo ha sido presentado en Better Homes and Gardens, NBC News, Good Morning America y Entrepreneur. Es licenciada en Comunicación por la Universidad de Ohio.

¿Siente aversión a la limpieza? ¿Quieres huir lo más lejos posible de tus tareas? Encontrar la motivación para limpiar puede ser difícil, pero la limpieza es una parte esencial de la vida. Es la única manera de evitar vivir en una pocilga. Por eso es importante encontrar el enfoque que te funcione. Si haces algunos preparativos con antelación, das los primeros pasos y haces que la limpieza sea un poco más agradable, estarás en el buen camino para conseguir una vivienda impecable[1].

¿Qué dice de ti una casa desordenada?

Tener una habitación desordenada puede ser el resultado de muchos factores. Puede significar que estás ocupado y tienes poco tiempo para limpiar y organizar. Puede ser una señal de que tienes demasiadas cosas. O puede ser el resultado de tener niños pequeños en casa que no suelen estar motivados para limpiar lo que ensucian.

Te puede interesar  ¿Qué lleva la olla jacetana?

¿Por qué me he vuelto tan perezoso y desmotivado?

Hay razones científicamente probadas por las que te sientes cansado y desmotivado. Todos nos enfrentamos a la ansiedad, el estrés, la tristeza, la incertidumbre y la impotencia, y ni siquiera podemos confiar en nuestras rutinas normales para sentirnos cómodos.

¿Qué causa la pereza y la falta de motivación?

Los estudios sobre la motivación sugieren que la pereza puede estar causada por una disminución del nivel de motivación, que a su vez puede estar causada por una sobreestimulación o un exceso de impulsos o distracciones. Estos aumentan la liberación de dopamina, un neurotransmisor responsable de la recompensa y el placer.

Cómo motivarse para limpiar la habitación

Recientemente me he mudado a un nuevo apartamento y, mientras limpiaba mi antigua habitación, descubrí que he sido un ser humano asqueroso durante los últimos tres años. Impresionante, ¿no?

Y sin embargo. Encontré conejitos de polvo que se habían convertido en conejos mutantes debajo de la cama, una bolsa de rímel seca en la cómoda y recibos de supermercado arrugados en un cajón del escritorio. Que, por muy ocupada y abrumada que me sintiera por las exigencias de la vida diaria, pasaría la mopa y fregaría y purgaría los trastos innecesarios con regularidad, de modo que, cuando vinieran invitados, podría, en teoría, invitarles a mirar debajo de la cama y pasar el dedo por la encimera de la cómoda y maravillarse de mis excepcionales prácticas de higiene. En caso de que necesitara más estímulos, Erin Brodwin, de Business Insider, había escrito recientemente un artículo sobre los beneficios científicos de la limpieza.Sabía que sería más fácil hablar de esto que hacerlo: las tareas domésticas pueden ser aburridas, molestas y agotadoras a la vez. Así que busqué investigaciones y opiniones de expertos sobre cómo motivarme para mantener la limpieza y la organización (o, en realidad, para hacer cualquier cosa).

Autor