Saltar al contenido

¿Que darle de comer a un cachorro si no tengo alimento?

¿Que darle de comer a un cachorro si no tengo alimento?

Arándanos

Sin duda, vivimos tiempos extraños y estresantes. Aunque nuestras mascotas pueden ser una gran fuente de consuelo y alivio del estrés, también pueden causarnos una preocupación adicional, sobre todo cuando se trata de su cuidado y bienestar en las difíciles circunstancias a las que nos enfrentamos.

La comida para mascotas puede ocupar un lugar destacado en la lista de posibles causas de preocupación para muchos propietarios, sobre todo si hay escasez en su barrio o ciudad. En los últimos tiempos, la comida para mascotas ha sido objeto de compras de pánico y de almacenamiento, y si tiene la suerte de encontrar la marca de comida de su perro en stock, es posible que haya límites de cantidad que pueda comprar. O puede que no pueda o no quiera aventurarse a ir a las tiendas a por él.  Si su perro sigue una dieta especial o es especialmente exigente, y su marca preferida no está disponible, quizá se pregunte qué alternativas de comida para perros puede probar.

Estas condiciones inusuales hacen que muchos propietarios de mascotas se pregunten qué alimentos humanos pueden comer los perros y qué podrían utilizar como comida de emergencia para perros. Así que, ¿cuáles son exactamente sus opciones si se está quedando sin la comida favorita de Fido o Fifi?

Alternativas de comida sana para perros

Los amantes de los perros suelen ser personas muy amables. Compartimos nuestro corazón y nuestro hogar (y para algunos cachorros afortunados, incluso los pies de nuestras camas) con nuestros compañeros caninos. Seguramente no hay nada malo en compartir nuestra comida favorita con nuestros perros, ¿verdad? No necesariamente. Muchos de los alimentos, como las frutas y las verduras, que las personas digieren sin problemas, pueden causar estragos en el organismo de un perro y provocar graves problemas de salud. Por otro lado, algunos de los alimentos que consumen las personas pueden introducirse sin problemas en la dieta de un perro, e incluso aportarle beneficios para su salud, como el fortalecimiento de las articulaciones, un mejor aliento y la inmunidad a las alergias.

Te puede interesar  Identificación de un perro Labrador: Características físicas, comportamentales y técnicas para distinguirlo de otras razas

Pero antes de dar a su perro los alimentos que le apetecen, siga leyendo y conozca qué alimentos son seguros y cuáles pueden enviar a su perro directamente al veterinario de urgencia. Y tenga siempre presente que incluso los alimentos sanos administrados en exceso pueden provocar obesidad canina, un problema de salud importante para los perros de EE.UU. Elija siempre un pienso de calidad como dieta principal de su perro.

Almendras: No, los perros no deben comer almendras. Las almendras no son necesariamente tóxicas para los perros como las nueces de macadamia, pero pueden obstruir el esófago o incluso desgarrar la tráquea si no se mastican completamente. Las almendras saladas son especialmente peligrosas porque pueden aumentar la retención de líquidos, lo que es potencialmente mortal para los perros propensos a las enfermedades cardíacas.

¿Puedo alimentar a mi perro con atún en lata?

¿Sus perros ya no se comen la comida, aunque antes se la tragaban nada más ponerla en el cuenco? Hay muchas razones por las que un perro no quiere comer. Las causas pueden ir desde el mal comportamiento hasta problemas de salud graves, pero un perro que rechaza la comida requiere que se tomen medidas. He aquí algunas cosas que puede hacer.

La pérdida de apetito en los perros se denomina inapetencia o anorexia. La anorexia en los perros no es la misma condición que la anorexia en los humanos. La anorexia canina puede ser parcial o completa. Si su perro sólo come algunos tipos de alimentos, pero no los suficientes para mantenerse sano, se trata de una anorexia parcial. Si su perro no come nada en absoluto, se trata de una anorexia canina completa. La pseudoanorexia en perros es una condición cuando un perro quiere comer pero no puede debido a otro problema.

Te puede interesar  Ciclo de vida y prevención de la procesionaria

Comprueba si tu perro se comporta como de costumbre o si hay otros cambios en la rutina diaria. Preste también atención a las heces y la orina del perro. Si todo es normal, puede dejar que su mascota se salte una o dos comidas. Si el perro vomita, tiene diarrea, está aletargado y deshidratado, hable con un veterinario. Si sospecha de algún cambio en el comportamiento de su cachorro, no dude en hablar con un veterinario en línea. De este modo, aclarará un posible problema y obtendrá la ayuda de un veterinario certificado en un abrir y cerrar de ojos.

Aguacate

Al igual que los humanos, no es raro que un perro pierda el apetito de vez en cuando. Pero si su perro se niega a comer, podría ser un signo de un problema más profundo. Cualquier pérdida repentina de apetito que se salga de lo habitual en su perro y que dure más de una o dos comidas requiere la atención de un veterinario, antes si su cachorro se muestra enfermo.

Los cachorros jóvenes tienen menos reservas de grasa que los perros adultos y no pueden pasar más de 12 horas sin comer antes de necesitar ayuda médica. Los cachorros de razas juguetonas son especialmente propensos a sufrir bajadas de azúcar potencialmente mortales (hipoglucemia) si se saltan una comida.

Algunos cachorros quisquillosos desarrollan preferencias por ciertos alimentos y se niegan a comer cualquier otra cosa. Si cede y da a su cachorro la comida que desea, le habrá enseñado a salirse con la suya. Si su veterinario ha confirmado que su cachorro está sano, practicar el “amor de cachorro duro” puede convencerle de que coma la comida que usted elija durante las comidas programadas.

Te puede interesar  ¿Cómo reconocer un perro pastor belga?

El estrés puede suprimir el deseo de comer de su mascota; el hecho de que se le deje en la perrera o el cambio de horario de trabajo de su dueño, que provoca ansiedad por la separación, también puede suprimir el apetito del perro. El simple estrés de las visitas a la casa puede provocar anorexia. Las altas temperaturas en el exterior también pueden acabar con el apetito de una mascota.

Autor